Si te gusta la jardinería y decorar tu hogar con plantas, las kokedamas te van a encantar. Son originales, de fácil mantenimiento y muy elegantes. Te enseñamos a hacer kokedamas para que puedas crear tu propio jardín colgante.

¿Qué es una kokedama?

Una kokedama es una bola de musgo sobre la que se cultiva otra planta (koke significa musgo y dama significa bola). Se trata de una técnica de arte floral japonés que nos permite crear originales composiciones de plantas sin necesidad de maceta. La base de la planta es la propia esfera de musgo y en ella se pueden plantar todo tipo de arbustos, arbolitos, plantas florales y silvestres. Las kokedamas se pueden colocar tanto en interior como en exterior y aunque se pueden apoyar sobre una base para decorar, lo más espectacular es colgarlas y dejarlas suspendidas en el aire.

¿Cómo hacer una kokedama?

La base de las kokedamas es una bola de sustrato. Formar esta bola no es fácil, se necesita paciencia y tiempo, además es difícil conseguir una esfera perfecta. Esto no es motivo para quedarte sin tu kokedama, te enseñamos a hacer la “versión fácil”.

Material necesario:
– Una bola de corcho de floristería
– Alambre verde o hilo de algodón
– Piezas de musgo (de venta en floristerías)
– Planta pequeña de poco desarrollo

Una foto publicada por Longwood Gardens (@longwoodgardens) el

1. En primer lugar, deberemos hidratar bien la bola de corcho sobre la que vamos a trabajar. Introdúcela en un bol con agua.

Para expertos:
Si te manejas bien en el mundo de la jardinería puedes probar a hacer la bola de sustrato tú mismo. Mezcla 3 partes de tierra, 1 de arcilla y un poco de arena. Ayúdate de agua para trabajar la mezcla. Deberás darte maña para moldear una esfera sobre la que trabajar posteriormente.

2. Realiza un agujero bien centrado en lo que será la parte superior de la kokedama. Ten en cuenta que este agujero tiene que ser del mismo tamaño que el cepellón de la planta que queremos colocar. El corcho se corta fácilmente con un cúter y puedes ayudarte de una cuchara para hacer el vaciado del hueco.

Fuente: hogarmania.com

3. Es hora de empezar a colocar el musgo alrededor de la bola de corcho. Ayúdate de un bol de cristal para mantener la bola más estable sobre la mesa. Coloca una pieza grande de musgo encima del bol, con la parte verde hacia abajo y la tierra hacia arriba, y pon la bola de concho encima, en contacto con la tierra.

Fuente: hogarmania.com

4. Corta trozos de alambre de unos 6 o 7 cm y dóblalos en forma de U. Los vamos a utilizar a modo de grapas para sujetar el musgo. A medida que vamos situando el musgo alrededor de la bola deberemos fijarlo con el alambre. Clava bien los alambres en el corcho para evitar que el musgo se mueva. También puedes utilizar hilo de algodón para sujetar el musgo. Usa un hilo invisible o verde si quieres que no se vea o uno de un color vistoso si prefieres decorar la bola. Deberás ir colocando piezas de musgo hasta cubrir toda la bola de corcho, excepto el agujero superior.

Una foto publicada por Pop Up! Scotland (@popupscotland) el

5. Cuando tengamos la bola forrada de musgo solo nos queda introducir la planta elegida en el agujero que hicimos inicialmente. Lo ideal es elegir una planta pequeña de crecimiento lento y que soporte bien la semisombra y la humedad, para que sea compatible con el musgo. Las cintas, hiedras, cóleos y helechos son muy recomendables para crear kokedamas.

Una foto publicada por aquascapes808 (@aquascapes808) el

Una foto publicada por Cgreenshop.com (@cgreenshop) el

6. ¡Ya tienes tu kokedama lista! Busca un lugar luminoso para colocarla, puedes colgarla o apoyarla sobre una base decorativa, pero no la expongas al sol directo y… ¡Cuidado si tienes gatos, les encanta jugar con ellas!

Mantenimiento de las kokedamas

Una vez a la semana deberemos sumegir nuestras bolas de musgo en agua, esta será la manera de regar las kokedamas. La forma más fácil de hacerlo es llenando un bol de agua y metiendo la esfera hasta que el musgo esté bien húmedo. Deja escurrir el exceso de agua, no cometas el error de presionar la bola para escurrirla o dañaras el musgo, y vuelve a colocar la kokedama en su lugar habitual. Recuerda nutrir y fortalecer tu planta agregando fertilizante y abono al agua de riego.

¿Nos enseñas tus creaciones? ¡Estamos deseando ver vuestras kokedamas!