Las puertas correderas aumentan el espacio útil de la vivienda, aportan luz, amplitud y ofrecen multitud de posibilidades de uso y decoración para tu casa. Pero no todos los sistemas de puertas correderas son iguales, en función del tipo de puerta que quieras colocar su instalación podrá ser más o menos costosa.

Ventajas de las puertas correderas

La principal ventaja de las puertas correderas es la optimización del espacio útil de una casa. Una puerta abatible estándar necesita aproximadamente un metro cuadrado para obtener una apertura completa, ese espacio siempre deberá estar libre para no obstaculizar el giro de la puerta. Sin embargo, con una puerta corredera ganamos ese espacio para colocación de muebles, decoración o simplemente como espacio extra del habitáculo.

Las estancias con puertas correderas permiten una vista completa de la habitación aportando mayor luminosidad y sensación de amplitud al hogar, muy útil para habitaciones o casas pequeñas.

El uso de las puertas correderas puede ir más allá de una simple puerta de paso. Se pueden utilizar correderas a modo de muros para separar ambientes o espacios, también pueden ser muy prácticas para ocultar rincones de la casa o zonas de almacenamiento.

Una publicación compartida de El Mueble (@el_mueble) el

¿Te interesan las puertas correderas? Mira este caso real de instalación de puertas y muros correderos en una vivienda.

Desventajas de las puertas correderas

Las puertas correderas suelen tener un precio ligeramente superior al de las abatibles. Además, en función del tipo de puerta corredera su instalación también tendrá un coste superior. Por ejemplo, para colocar una puerta corredera oculta (empotrada en la pared) en una casa que ya tiene instaladas puertas abatibles, se deberá tirar o adaptar la pared existente para encastrar la puerta y esto aumentará bastante el precio de la instalación. Si la instalación de las puertas correderas se hace durante la construcción de la vivienda el precio no será tan elevado.

Todas las puertas correderas permiten un mayor aprovechamiento del espacio respecto a las abatibles, pero unas lo hacen en mayor medida que otras. Las puertas correderas ocultas son las que mayor espacio libre dejan pero son las más caras de instalar. Las puertas correderas vistas tienen una instalación más económica pero debemos tener en cuenta que al abrirlas, en lugar de quedar dentro de la pared, quedan sobre ella por lo que en esa sección de pared no se podrán colocar muebles ni ningún elemento que quede pegado a la pared.

Una publicación compartida de Kati S. (@delikatissen) el

Instalación de puertas correderas

Las puertas correderas son la mejor solución cuando no disponemos de mucho espacio. Si queremos que la puerta corredera quede oculta en la pared será inevitable realizar obra en casa para su instalación pero existe un sistema mucho más sencillo. Se trata de las puertas correderas vistas. Este tipo de puertas correderas se instalan sobre un sistema de guías o rieles anclado a la pared. Existen soluciones que dejan los herrajes a la vista, como un elemento de decoración más, y otros que se terminan con los herrajes ocultos.

Puerta corredera oculta en la pared

Puerta corredera vista con herrajes decorativos

Puerta corredera con herrajes ocultos

Los sistemas de instalación de puertas correderas sobre guías permiten sustituir una puerta abatible por una corredera de manera fácil y sin necesidad de obra. Además, eligiendo el kit de instalación adecuado se puede reutilizar la misma puerta abatible y convertirla en corredera. Deberás asegurarte que el sistema elegido soporta el peso de la puerta que quieres colocar.