Un nebulizador es un sistema de climatización de exteriores. El nebulizador pulveriza agua en gotas muy finas que en contacto con el aire se evaporan rápidamente absorbiendo el calor ambiental. Los sistemas de nebulización ayudan a enfriar la temperatura del aire circundante hasta 10ºC. Con un nebulizador en tu terraza o jardín podrás disfrutar del verano al exterior sin asfixiarte de calor.

Ventajas de los nebulizadores

  • Reducen la temperatura ambiental hasta en 10ºC.
  • Aportan mayor grado de humedad al ambiente y al jardín, por lo que las plantas también se verán beneficiadas ya que sufrirán menos con el calor.
  • Purifican el ambiente eliminando el polvo o polen en suspensión. Mejora de la calidad del aire, muy notable para personas con alergias.
  • Son sistemas que apenas gastan energía y agua. Por ejemplo, un nebulizador con 6 boquillas de 0,3 mm consume aproximadamente 3 litros de agua por hora.
  • Son fáciles de instalar y se venden en kits que incluyen todos los elementos que hacen falta para la instalación completa del nebulizador.

Tipos de nebulizadores

Básicamente existen dos tipos de nebulizadores: los domésticos o de baja presión y los profesionales o de alta presión.

Los nebulizadores de baja presión están indicados para el uso doméstico en jardines, terrazas o invernaderos. Funcionan con una presión mínima de 3,5 bares asique se conectan al grifo y actúan con la presión habitual de la red doméstica. También se puede conectar una pequeña bomba de agua para añadir algo de presión a la nebulización.  Se refresca el ambiente pulverizando gotas de unas 300-400 micras de diámetro. Es un sistema económico pero menos efectivo que el de alta presión.

¿Poniendo a punto tu jardín o terraza? ¿Necesitas muebles de exterior?
No te pierdas este artículo.

Kit nebulizador exteriores con adaptador a grifo.
Precio: 29,90€

Kit nebulizador exteriores eléctrico con bomba (40 bares).
Precio: 229€

Píde aquí tu kit de nebulización y recógelo en nuestra tienda sin gastos de envío.

Los nebulizadores profesionales funcionan con una presión más alta, a partir de 70 bares, para ello necesitan en su instalación una bomba de agua. La alta presión de este tipo de nebulizadores permite atomizar el agua y transformarla en gotas más pequeñas y finas (inferiores a 50 micras) que crean un efecto de neblina mucho más agradable. Cuanto mayor es la presión, menor es el tamaño de la gota y mejor y más rápida su disolución en el aire.

Algunos set de nebulización incluyen un temporizador para poder programar la frecuencia y duración de uso del nebulizador. Con un temporizador optimizarás más el sistema, mantendrás el nivel justo de humedad y ahorrarás agua. Para refrescar el ambiente no es necesario tener encendido el nebulizador de forma continua. A mayor humedad del ambiente, menor rendimiento del nebulizador.

Consejos para instalar un nebulizador

Estudia la zona en la que vas a instalar el nebulizador para calcular bien los metros de tubería y conectores que necesitas. Lo ideal es ayudarte de alguna estructura de la terraza o jardín para colocar el circuito, una pérgola o marquesina te servirá. Es recomendable instalar el sistema de nebulizadores a unos 3 metros de altura.

Elije un nebulizador que haga una buena pulverización del agua evitando el goteo. Estar relajadamente en el porche y recibir una gota de agua en la cabeza no sería nada agradable. Coloca las boquillas a unos 50 o 60cm de distancia entre ellas, así será suficiente para climatizar la zona.

Utiliza agua potable para garantizar la salubridad de la instalación. Los niños disfrutarán del nebulizador como un juego, despreocúpate de riegos por el agua.

Cuando termine el verano y dejes de utilizar el nebulizador desinstálalo para evitar que se dañe con el frio y las heladas. Si lo vas a dejar instalado vacía el circuito, retira las boquillas y tapa los conectores, conseguirás alargar su vida útil.