El invierno es una época poco apetecible para realizar tareas en el exterior. Si organizas bien las labores del jardín y aprovechas los días soleados, conseguirás disfrutar de las tareas de jardinería también en invierno.

Protege las plantas del frío

Las plantas de nuestro jardín requieren de diferentes cuidados según la época del año. En invierno lo principal es protegerlas del frío y las heladas para asegurarnos que despiertan sanas y fuertes tras esta época de reposo vegetativo.

Deberás resguardar en el interior o tapar con tela o plástico transparente las plantas más sensibles al frío. También puedes acolchar el terreno al pie de las plantas con una capa de mantillo o corteza de pino para proteger las raíces de los cambios de temperatura y que sufran menos con las heladas. El acolchado funcionará como una barrera protectora para el suelo, produciendo un efecto aislante.

Es importante mantener un buen drenaje del suelo para evitar la congelación del sustrato de las plantas por exceso de agua. Seguramente, ya habrás reducido los riegos significativamente pero la humedad del ambiente se filtra al suelo y también puede dañar las plantas.

Una foto publicada por Esthercuva (@esthercuva) el

¡Cuidado con las macetas de terracota, barro o cerámica! Soportan mal los cambios bruscos de temperatura y en invierno si las dejamos a la intemperie se pueden rajar, descorchar e incluso romper. Si no las puedes guardar, al menos recúbrelas con plástico de burbujas.

Plantación a raíz desnuda

Aunque es preferible no podar ni plantar nada cuando haga mucho frío, hiele o haya temperaturas por debajo de 0ºC, puedes aprovechar los días que salga el sol para realizar plantaciones de árboles y arbustos caducifolios a raíz desnuda. Este tipo de plantas son más baratas que compradas en maceta y el invierno (o el otoño tardío) son las épocas adecuadas para su plantación, siempre cuando ya no tengan hojas.

Aplica tratamientos preventivos en el jardín

La mejor forma de afrontar las plagas del jardín en primavera es controlarlas en invierno. Aplica tratamientos específicos que permitan prevenir la aparición de enfermedades en las plantas y atacar las poblaciones de insectos latentes durante el invierno.

¿Conoces el aceite de invierno? Se aplica sobre las ramas y troncos de árboles y arbustos tras la última poda. Este producto forma una película sobre la madera que produce la asfixia de los insectos que quedan debajo. El aceite de invierno desarrolla una acción insecticida general con resultados muy efectivos contra pulgones, cochinillas, moscas blancas y ácaros, incluso actúa sobre sus huevos.

En invierno evita los fertilizantes minerales nitrogenados para las plantas. Puedes aportar al jardín los nutrientes que necesita con materia orgánica como estiércol, mantillo, turba o compost. Conseguirás que absorban mejor todas sus propiedades.

[TRUCO]  Recicla las cenizas de la chimenea para fertilizar la tierra. Pero ojo, ¡utiliza solo las cenizas de madera!

Mantenimiento de herramientas de jardinería

Como en invierno las plantas del jardín nos dan menos tarea podemos aprovechar para realizar otras labores. Es un buen momento para limpiar a fondo las herramientas de jardinería y ponerlas a punto de cara a la primavera. Algunos utensilios como el cortacésped se deben limpiar, engrasar y afilar antes de dejarlos parados durante un tiempo.