Durante el verano nos gusta disfrutar del jardín pero también debemos realizar algunas tareas para que se mantenga sano y bonito. Elimina las malas hierbas, vigila las plagas y adapta el riego. Con estos consejos te ayudamos a cuidar de tu jardín de cara al verano.

Elimina las malas hierbas del jardín

Las buenas temperaturas ayudan a que nuestras plantas crezcan y vuelvan a aflorar pero al mismo lo hacen las malas hierbas. La primavera es su época de apogeo por lo que deberás mantenerlas a raya para que tu jardín luzca bonito en verano. Puedes eliminarlas a mano, intenta extraerlas de raíz para evitar su reproducción, también puedes ayudarte de una desbrozadora de hilo para hacer la tarea más fácil.

En este vídeo puedes ver como se utiliza una desbrozadora y en nuestro catálogo tienes algunos modelos entre los que elegir.

Vigila el tipo de malas hierbas que se reproducen en tu jardín, si lo hacen de manera sistemática quizá necesites de un buen herbicida para eliminarlas. Elije bien el tipo de herbicida que utilizas y la zona en la que lo vas a aplicar para que no afecte al resto de plantas del jardín.

Controla las plagas de hongos e insectos

Una de las tareas de jardinería más complicadas es controlar los hongos e insectos del jardín. Si no se detecta y erradica el problema en su fase inicial, los hongos e insectos se acomodan al ecosistema de nuestro jardín y podemos pasar de un problema puntual a una plaga que se extienda por todas nuestras plantas.

Contra los hongos e insectos es fundamental la acción preventiva. Trata con un insecticida o fungicida las plantas que años anteriores han tenido plagas, es probable que el problema reaparezca. Puedes utilizar productos polivalentes que sirven para diferentes tipos de plantas y combaten varias plagas. Si lo que necesitas es tratar un tipo de planta o plaga en concreto existen productos específicos para ello. Asesórate de qué producto es el que realmente necesitas para tu jardín.

Riega con frecuencia el jardín

A medida que la primavera va dejando paso al verano y las temperaturas van subiendo debemos ir adaptando nuestro riego a las nuevas necesidades del jardín. Aumentaremos la frecuencia y abundancia de los riegos para evitar que nuestras plantas sufran con el calor. En verano es preferible regar el jardín por la mañana y al atardecer evitando el riego cuando el sol incide directamente sobre las plantas porque podemos quemarlas. Además aprovecharemos más el agua al no evaporarse tan fácilmente.

Conoce algún truco para ahorrar agua en el jardín en este artículo.

En nuestra tienda de Íscar (Valladolid) en Avda. San Miguel nº67, encontrarás todos los productos que tu jardín necesita para estar sano y bonito además de una gran variedad en herramientas de jardinería. Ven a visitarnos, te ayudamos a cuidar tu jardín.