Los suelos de madera, sean tarima flotante o parqué, resultan muy tentadores a la hora de elegir el tipo de pavimento adecuado para tu hogar. Aportan calidez al ambiente y estilo a la decoración, además de ser muy funcionales para el día a día. Pero… ¿Cuál elegir? ¿Cuáles son las principales diferencias?

El parqué es un pavimento de madera natural formado por una serie de tablillas que van pegadas directamente al suelo base. La colocación de estas tablillas que conformaran el suelo de parqué puede realizarse de forma longitudinal o formando dibujos geométricos, pudiendo hacer de tu suelo un elemento más de decoración.

Para conseguir un acabado óptimo se terminará acuchillando y barnizando el parqué. Estas labores de mantenimiento se deberán repetir a lo largo de la vida del suelo para mantenerlo en buen estado y ayudar a conservar su aspecto inicial.

La tarima flotante hace referencia a un pavimento que va instalado sin clavar ni pegar al suelo base. No necesita de elementos auxiliares como cola o herrajes, de ahí su fama de suelo fácil y rápido de colocar. Entre la propia tarima y el suelo original se coloca una capa de aislante que, además de aislar, ayudará a amortiguar las irregularidades de la solera. En definitiva, la tarima no está en contacto directo con el suelo, de ahí el término ‘tarima flotante’.

Las lamas para tarima flotante se encuentran a la venta perfectamente acabadas y tratadas para su uso, eliminando la posterior tarea de barnizado que tiene el parqué. Además, estas piezas se unen entre sí con un sistema de clip o machihembrado que también facilita el trabajo de instalación.

Explicación de instalación Parador

Nos están explicando la fácil instalación de los parquets Parador dentro de su sede, en la parte de exposición.

Posted by Ferretería Los Gatos - Doorcats S.L. on miércoles, 25 de noviembre de 2015

Madera, calidez para tu suelo

Cuando hablamos de parqué siempre nos referimos a un pavimento en madera maciza natural de unos 10 mm de espesor y habitualmente de roble, pino o jatoba. Sin embargo, si nos referimos a una tarima flotante de madera hablamos de lamas multicapa de 14 mm de espesor, de los cuales únicamente la capa de uso es de madera natural, es decir, los 3 o 4 mm superiores correspondientes a la superficie que vemos y pisamos de la tarima.

Materiales de calidad imitando la madera

Las tarimas flotantes sintéticas, también conocidas como suelos laminados, son pavimentos formados por lamas de habitualmente 8 mm de espesor que simulan la madera pero fabricadas con resinas de gran calidad.

Este tipo de tarimas flotantes se han convertido en una de las opciones más elegidas para el hogar por la multitud de calidades según su resistencia a la abrasión, su fácil instalación y sencillo mantenimiento, la buena relación calidad-precio y una gran diversidad de diseños y acabados que darán rienda suelta a tus ideas de decoración. Echa un vistazo a nuestro catálogo de tarimas. Ahora tu elección ya es sólo cuestión de gustos.

Una foto publicada por Aventi (@aventi_moscow) el

¿Tarima flotante o parqué para el suelo de tu casa?
Rate this post